Mensaje mafioso

Fernández acaba de dejar en evidencia una vez más su rol de simple mensajera de los designios de su marido, al señalar en un discurso que «los empresarios deben entender que el Estado (que soy Yo) es su mejor aliado», expresión que, teniendo en cuenta los patrones de conducta de los Kirchner – que no tienen aliados sino vasallos – podría calificarse de «cuasi mafioso» siguiendo el pintoresco léxico empleado por la «casi» abogada para denostar a Hermenegildo Sábat.

Cristina FernándezEn efecto, los destinatarios ya decodificaron rápidamente el contenido oculto de un párrafo que puede parecer hasta inocente si no fuera que detrás de él están las tenebrosas elucubraciones del regente Néstor Kirchner.

«Muchachos, ahora con la guita de los giles que aportaron a las AFJP soy Gardel. Así que, el que no venga al pie puede considerarse un quebrado, porque no tendrá crédito, no tendrá obras y lo asfixiarán los gremios o la Afip, en cambio el que se someta verá que es muy buen negocio hacerse asesorar por la consultora Chapel de mi hijo Máximo»

Esto es en realidad es lo que dijo a través de su vocera mediática que funge de presidente, siguiendo el modelo empleado a mediados del siglo pasado por Benito Mussolini para obtener el apoyo de los empresarios italianos durante su frustrado intento fascista.

La mala noticia es que, tal como ocurriera en Alemania e Italia, muchos empresarios ya deben estar haciendo cola para recibir su carnet de abonado. Y que siga la fiesta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *